13.5 C
Buenos Aires
martes, julio 23, 2024
spot_img

Pidió licencia psiquiátrica el fiscal de Morón Walter Leguisamo tras la denuncia por violencia de género

Debía asumir funciones en la Fiscalía Descentralizada Nº 2 de Ituzaingó pero ayer, en lo que debía ser su primer día, presentó un escrito para dejar el cargo transitoriamente por temas de salud mental. Ahora esa dependencia queda con una sola fiscal a cargo, que será subrogada por sus colegas de la 1 cuando ella no pueda estar.

Cuarto capítulo de la historia que terminó con una Fiscalía de Morón descabezada tras la denuncia por violencia laboral y de género realizada por una funcionaria judicial. Después de presentado el caso y desarrollado con las voces de todos los protagonistas en cuestión, ahora Primer Plano Online confirma a sus lectores que el actor central del conflicto deja su cargo como fiscal transitoriamente.

Es que Walter Leguisamo, el extitular de la UFI Nº 6 de Morón, y quien ayer debía comenzar funciones como integrante de la Fiscalía Descentralizada Nº 2 de Ituzaingó, presentó formalmente un pedido de licencia psiquiátrica para no asumir esa función. De esta manera, el funcionario pasa a gozar de una pausa en el desempeño como magistrado y luego, para reincorporarse, deberá atravesar un proceso de junta médica para estar nuevamente habilitado para asumir su responsabilidad.

En principio, la mencionada UFI de Ituzaingó quedará con una única fiscal a cargo. Se trata de María Alejandra Bonini, quien en caso de no poder desempeñar su tarea por algún motivo (por caso, las vacaciones que se avecinan) será subrogada por sus colegas de la UFI Nº 1 de ese distrito, Gabriela Millán y Marcelo Tavolaro.

Leguisamo y su compañero de Fiscalía, Nicolás Filippini, fueron denunciados ante la Fiscalía General de Morón por violencia laboral y de género por G.R., la ex secretaria de la UFI Nº 6 que integraban las tres personas. El escándalo se desencadenó cuando ambos fiscales solicitaron el traslado de dependencia de la funcionaria con argumentos como “incompatibilidad de caracteres con el personal y reorganización de la planta laboral”.

Sin embargo, cuando G.R. fue convocada por sus superiores para conocer su mirada sobre el planteo, lo que declaró ante Karina Iuzzolino, jefa de los fiscales de Morón, fue “absolutamente diferente” y derivó en la rápida medida de descabezamiento de la dependencia. Las esquirlas del escándalo llegaron al despacho del procurador general bonaerense, Julio Conte Grand, que mira en detalle el desarrollo de los hechos.

Es que la mujer reveló que la verdad de lo ocurrido con Leguisamo fue que mantuvieron una relación de pareja, que para él fue extramatrimonial, y cuando la esposa (funcionaria judicial de La Matanza) se enteró le pidió que dejen de trabajar en un mismo ámbito.

El vínculo sentimental entre Leguisamo y G.R. concluyó en diciembre pasado por decisión de ella, que no quería sostener “una aventura con un hombre casado”, según expresó a Primer Plano Online. Sin embargo, a partir de marzo de este año, el maltrato hacia la funcionaria, según sus propios dichos, se hizo “insostenible”.

“Cuando empiezan estas cuestiones de maltrato yo decidí denunciar porque no quiero que se ensucie mi legajo. Yo con el grupo de gente estaba muy cómoda trabajando y pensé que era una etapa que iba a pasar rápido eso de los malos tratos. Pero fue cada vez peor y la denuncia mía se desencadena a partir del pedido que hacen los fiscales para que yo no esté más en esa Fiscalía inventando esto de mi incompatibilidad. Ahí dije basta”, se sinceró G.R. en conversación con Primer Plano Online.

Lo más visto

Artículos destacados

¿Lo leíste?

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img