15.6 C
Buenos Aires
sábado, junio 15, 2024
spot_img

En llamas: el desafío abierto de Zabaleta al kirchnerismo y el enigma Kicillof

Mientras la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner pidió terminar con los enfrentamientos internos, la respuesta que recibió fue con la leyenda “otra vez sopa”. El ex intendente de Hurlingham marcó lo que parece un punto final a las diferencias: “el año que viene va a estar La Cámpora de un lado y otros vamos a estar del otro”.

Peronismo en llamas, capítulo 200 mil. La derrota electoral del año pasado y la llegada al poder de Javier Milei puso en crisis a la estructura partidaria, que todavía se debate entre lo que dejó la administración de Alberto Fernández y la figura del gobernador Axel Kicillof con miras a 2027. En el medio, el fuego amigo que tiene como villano elegido a La Cámpora, la agrupación política que gobierna 12 Municipios y conduce el Partido Justicialista bonaerense de la mano del diputado nacional Máximo Kirchner.

Mientras la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner pidió terminar con los enfrentamientos internos y que “dejen de ir a los programas de televisión a hablar mal de un compañero”, la respuesta que surgió de la dirigencia del peronismo bonaerense casi en el comienzo de su alocución fue irónica. “Otra vez sopa”, coincidieron en señalar el exintendente de Hurlingham Juan Zabaleta y el actual jefe comunal de Esteban Echeverría, Fernando Gray.

El mensaje de CFK pareció una respuesta a las expresiones de Zabaleta en Primer Plano el martes pasado. La exmandataria reflexionó que el tiempo en que intervienen en el debate público debería ser destinado a “hablar de los precios, de la guita que no alcanza”. “Están discutiendo a ver cómo le cambian la vida a los dirigentes, cuando hay que pensar en cambiar la vida a la gente”, enfatizó.

Además de la actuación del sábado sirviendo un plato de sopa, el exintendente de Hurlingham había dejado en claro que “el peronismo no es hereditario”, al referirse a la traspolación de la conducción de la expresidenta CFK a su hijo Máximo Kirchner. “Como el peronismo no es hereditario, de mamá a hijo, tampoco dos hermanos (en referencia a Karina y a Javier Milei) van a arreglar la Argentina. No tiene que ser el Estado monotributista de La Cámpora o el Estado inútil de Milei”, sentenció.

En una entrevista con Adrián Noriega y Norman Díaz por el canal Somos, de Flow, Zabaleta señaló que durante el Gobierno de Alberto Fernández fue el actual senador nacional Eduardo ‘Wado’ De Pedro y llevó ocho renuncias, lo que fue un mensaje de “desestabilización” y que generó una “crisis política” entre espacios aliados que ostentaban en poder. Con esa anécdota, el dirigente considera como insalvables las diferencias.

Y lo afirma: “el año que viene va a estar la Cámpora con algunos de un lado y otros vamos a estar del otro. No sé si en una primaria o con alguna propuesta electoral de otro tipo”, vaticinó. Y recordó que ganar en Hurlingham “fue un trofeo” para Máximo Kirchner. “Eligieron a Hurlingham como trofeo. O sea, entregaron la provincia de Santa Cruz para ganar Hurlingham. Sería bueno que Máximo nos deje ordenar la provincia de Buenos Aires y vaya a recuperar la provincia de su papá para hacer un buen laburo, porque van a terminar siendo lo mismo con la provincia de Buenos Aires”, enfatizó.

Según el exintendente, las críticas que tuvo para expresar en su momento no las hizo en público para intentar apuntalar la candidatura presidencial de Sergio Massa. “El que calla otorga. Yo no me callo más”, arriesgó el exmandatario, quien también se mostró esperanzado en la figura de Axel Kicillof como futuro del peronismo, aunque con algún reparo. “Depende de él si tiene ganas de liderar y de conducir a las mayorías”, cerró.

Lo más visto

Artículos destacados

¿Lo leíste?

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img