15.6 C
Buenos Aires
sábado, junio 15, 2024
spot_img

Orlando Tristán Novillo, el acosador virtual que seguía abusando y extorsionando desde la cárcel

Un allanamiento de urgencia dispuesto por la justicia de Morón permitió incautarle al pervertido el celular con el cual seguía haciendo de las suyas desde un establecimiento carcelario. Su caso fue público en septiembre del año pasado, tras mantener secuestrada bajo amenazas a una menor de edad oriunda de Ituzaingó.

Una investigación realizada por la Fiscalía Nº 5 de Morón, a cargo del fiscal Claudio Oviedo, terminó con el secuestro del celular de un sujeto que ya está condenado y nuevamente procesado por delitos contra la integridad sexual de menores de edad, que seguía amenazando víctimas y extorsionándolas desde la cárcel.

El caso más resonante, y que abrió la puerta a una mega causa que aún se instruye, fue el de una adolescente de Ituzaingó sometida a distintas vejaciones de manera virtual por el pervertido, que también actuó desde un establecimiento carcelario y dio origen a la operación denominada ‘Niñas empoderadas’.

Delitos virtuales desde la cárcel
El fiscal Claudio Oviedo (de saco celeste) supervisó el allanamiento en la cárcel de Florencio Varela

Todo había comenzado a partir de una entrevista que la docente de la menor víctima pidió con la madre de la chica, para contarle lo que su hija estaba padeciendo desde hacía tiempo. Así se logró develar el calvario que la joven padecía: había sido engañada por el acosador virtual mediante comunicaciones por redes sociales y WhatsApp, obligada a producir fotografías y videos de sus partes genitales con fines predominantemente sexuales y extorsionada con que las iba a hacer públicas si no le transfería dinero o le daba los datos de las tarjetas de sus padres.

El acusado es Orlando Tristán Novillo, quien actuó desde la Unidad Penal Nº 21 de Campana, donde cumplía condenas por delitos previos también contra la integridad sexual, y había sido trasladado a la cárcel Nº 31 de Florencio Varela, en donde volvió a conseguir un celular y siguió cometiendo sus ataques. Pero con una forma más sofisticada, porque hasta había logrado crear cuentas bancarias para tener billeteras virtuales con perfiles falsos.

Delitos virtuales desde la cárcel
Orlando Tristán Novillo, el depredador sexual que mantuvo secuestrada bajo extorsión a una adolescente y seguía cometiendo delitos desde la cárcel

LAS NUEVAS CAUSAS

Pese a estar cumpliendo condena, Novillo también tenía prisión preventiva por el avance de la investigación y los elementos de prueba en su contra. Pero ahora se le sumaron nuevos datos que ampliaron el expediente judicial: seguía sometiendo a víctimas.

Hay un entramado creado con múltiples perfiles falsos en redes sociales, mediante los cuales accedía a tener contacto con adolescentes. El agresor se contactaba con la víctima para seducirla, pedirle imágenes de contenido sexual y luego extorsionarla”, precisó una fuente de la investigación.

La planificación criminal comprendía también la apertura de cuentas en billeteras virtuales con datos obtenidos ilícitamente, hacia las cuales se enviaba el dinero obtenido por las extorsiones. Desde esos destinos transfería los montos a otros con la finalidad de borrar evidencias.

Delitos virtuales desde la cárcel
Una Biblia entre los elementos que le incautaron al depredador sexual, que operaba con ese celular

Más allá del caso puntual de Ituzaingó, la búsqueda de los investigadores estaba centrada en conocer el destino de los fondos obtenidos y “posibles nexos transnacionales con la explotación y el abuso sexual de menores dentro y fueran del país”, agregaron los voceros.

Así, en coordinación con el Departamento de Delitos Conexos a la Trata de Personas, Pornografía Infantil y Grooming de la Procuración General bonaerense, a cargo de Eleonora Weingast, organismo dependiente de la Secretaría de Política Criminal, a cargo de Francisco Pont Verges, la Fiscalía interviniente obtuvo una orden de allanamiento en el penal de Varela para dar con el acosador virtual.

Y, efectivamente, durante la requisa a la celda le incautaron un celular con el que cometió “un sinnúmero de delitos”, porque además de engañar a sus víctimas también seguía con la extorsión para que entreguen fotos de documentación que le permitiera abrir las billeteras bancarias. Ahora las imputaciones en contra de Novillo se amplían por la multiplicidad de delitos cometidos y de personas afectadas.

En la diligencia, que estuvo al mando del fiscal Oviedo, participaron las funcionarias judiciales Mariana Soliz Avalos y Gabriela Traini, personal de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) Morón, autoridades y grupos especiales del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) y agentes del Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, que tomaron la investigación como un caso testigo y aportaron tecnología para descubrir las maniobras.

Delitos virtuales desde la cárcel

Orlando Tristán Novillo enfrenta cargos por un cúmulo de delitos que derivarán, en caso de ser nuevamente condenado, en varios años más de prisión. Se trata de una mega acusación que contempla abuso sexual gravemente ultrajante, abuso sexual con acceso carnal, captación de un menor por medio de comunicaciones electrónicas con el propósito de producir fotografías y archivos de videos de sus partes genitales con fines predominantemente sexuales, amenazas coactivas en concurso ideal con producción de imágenes de una persona menor de edad con representación de sus partes genitales con fines predominantemente sexuales, agravados por ser la víctima menor de 13 años de edad.

Además, extorsión, defraudación mediante el uso de tarjetas de crédito y exhibiciones obscenas agravadas por ser la víctima menor de 18 años. Todas esas acusaciones tienen otro agravante en conjunto: la corrupción de menores agravada por resultar la víctima menor de trece años. Y se siguen incorporando víctimas al expediente judicial.

Lo más visto

Artículos destacados

¿Lo leíste?

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img