9.7 C
Buenos Aires
jueves, julio 25, 2024
spot_img

Una joven despertó con un ladrón apuntándola en su departamento del centro de Morón

Agustina (30) le contó a Primer Plano Online detalles de un momento de pánico que vivió en la madrugada del sábado. El delincuente le llevó el celular, que abandonó una cuadra después en una obra en construcción, y la notebook. La curiosa frase que pronunció el agresor, que puede ser clave en la investigación.

Una joven vecina que habita uno de los departamentos del edificio erigido sobre la calle Abel Costa al 300, entre Mitre y Buen Viaje, en pleno centro de Morón, vivió un momento de pánico luego de ser despertada violentamente con un arma en la cabeza por un sujeto que ingresó a la unidad habitacional con fines de robo.

Agustina A. (30) había regresado de una cena con amigos en la madrugada del sábado y se acostó a dormir. Eran las 2.30 cuando la manera en la que salió del sueño profundo en el que se había sumido es propia de una película de cine de terror.

En conversación con Primer Plano Online, ella lo describió con las siguientes palabras: “tenía un tipo encima de mí ahorcándome, tapándome la cara con un repasador y apuntándome a la cara”. De inmediato, a lo que estimó fue a gritar como primera reacción, y la respuesta que recibió del agresor la dejó aún más atónita.

“No te voy a coger. No grites, solamente quiero la plata”, refirió al precisar el angustiante ataque que padeció. Ella en un momento forcejeó, consiguió sacárselo de encima y lo tiró contra el placard, que está a la izquierda de su cama. El delincuente, en esas circunstancias, se incorporó, la siguió apuntando y mencionó un dato que la estremeció aún más: el nombre de su papá.

“Él nunca vino al edificio, pero es mi garante. Por eso me resultó raro que lo nombre mientras me exigía que le entregue plata. Mi padre es un empleado común y corriente que está a punto de jubilarse. Es muy extraño lo que pasó”, reveló la víctima. Justo en ese instante de la mención al papá se encendió una luz en su celular y el atacante aprovechó para guardárselo en uno de los bolsillos.

“Yo todo el tiempo repetía que no tenía plata. Él revisó todo, no le interesó nada de lo que vio y me encerró en la pieza. Me dijo que espere 10 minutos para salir y se fue”, contó Agustina. El delincuente se retiró por la puerta balcón, en donde dejó las macetas que la víctima tenía desparramadas por el suelo.

La joven salió a gritar pidiendo ayuda por los pasillos y una vecina le abrió las puertas para contenerla y dar aviso a la Policía, que llegó a los pocos minutos. Con su cuenta personal pudo rastrear el celular, que el delincuente abandonó en una vivienda en construcción en la otra cuadra de su departamento.

Según pudo reconstruir mediante cámaras de seguridad, pese a la poca cooperación que recibió de parte de la administración del edificio, se logra observar a un sujeto con capucha en la vereda del inmueble un rato antes de que ella se despierte con el sujeto encima suyo y apuntándola.

Además, supo que las presuntas medidas de seguridad con las que cuenta el edificio no son tales (cerco eléctrico, alarmas) y también descartó que alguien del entorno cercano a su papá haya tenido que ver con el tema porque nadie sabe donde ella vive. ¿De dónde sacó esa información el agresor? La denuncia la joven la radicó en la comisaría 1ª de Morón, y la causa recayó en la Fiscalía Nº 7.

Lo más visto

Artículos destacados

¿Lo leíste?

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img