9.4 C
Buenos Aires
miércoles, julio 17, 2024
spot_img

Menéndez dio marcha atrás con la privatización de la construcción de lápidas en el cementerio Santa Mónica

Marcha atrás para una medida escandalosa que había provocado urticaria en un tema sensible para la comunidad, más aún en medio de una pandemia. El intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, decidió dejar si efecto la privatización de hecho que había votado el Concejo Deliberante a propuesta del Ejecutivo para tercerizar la construcción de lápidas en el cementerio Santa Mónica, de la localidad de Libertad.

Lo que se había decidido y que entró en vigencia en abril pasado era que cada familia que quería enterrar a sus deudos en esa necrópolis debía abonar un costo de $25 mil para edificar en la estructura de las sepulturas. Fueron tres empresas las beneficiarias, a las que las personas interesadas debían transferirles el dinero para que luego avance la obra.

Este medio definió el caso en su momento a la maniobra como propia de un ‘cementerio VIP’. El tema es que, además, muchas de las destinatarias de la determinación oficial eran familias vulnerables desde el punto de vista económico, a quienes se les hacía imposible reunir el dinero para darle la despedida a sus seres amados. Asimismo, lo que se denominaba “obra” era, en rigor, la colocación de algunos ladrillos alrededor de las sepulturas, que en caso de hacerlo a modo particular ese trabajo no supera los $5 mil, entre mano de obra y materiales.

La ordenanza no cerraba por ningún lado. Es que, por otro lado, le daba la espalda a changarines que se ganaban unos pesos haciendo trabajos de albañilería, prácticamente a voluntad de las familias. Eso se había direccionado a tres constructores en una clara maniobra de privatización encubierta, con un valor por encima de los de mercado.

Según pudo corroborar Primer Plano Online, tras múltiples reclamos recibidos el Municipio desistió de seguir adelante con la tercerización y dejó la posibilidad de que cada familia haga la sepultura que tenga a su alcance. Es decir, se liberó y cada vecina y vecino entierra a sus deudos con los elementos que tiene a mano y en base a lo que pueda pagar. Incluso con la posibilidad de mejorar en el futuro lo que se hizo en una primera instancia.

Este medio también conversó con dos personas que tuvieron que pagar el canon establecido en la normativa que ahora fue derribada. En ambos casos mostraron su satisfacción por la marcha atrás e incluso una de las familias confirmó que no reclamará la devolución del dinero invertido.

Lo más visto

Artículos destacados

¿Lo leíste?

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img