18.8 C
Buenos Aires
sábado, junio 15, 2024
spot_img

Dos agentes del Servicio Penitenciario Bonaerense salvaron la vida de un bebé en Isidro Casanova

Intervinieron con maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP) y lograron sacarlo de la emergencia en la que estaba en brazos de su mamá. “Fue una experiencia gratificante. Nunca la vamos a olvidar”, coincidieron en destacar los oficiales, que recibieron la gratitud de la familia y la felicitación de los médicos.

Dos agentes del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) salvaron la vida de un bebé de un año luego de asistirlo en un momento crítico, entre los gritos desesperados de su mamá pidiendo ayuda y la realización de maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP).

Según pudo saber Primer Plano Online, todo sucedió ayer miércoles por la tarde a metros de la sede del Complejo Penitenciario Conurbano Sur Oeste ubicado en la esquina de Roma y Lascano de la localidad de Isidro Casanova, en La Matanza.

El suboficial principal Damián Giles y el guardia Jorge Balcaza salían de la dependencia cuando se encontraron con la desesperante escena. La mujer era la hija de la propietaria de un kiosco situado enfrente y ella corría desesperada con su hijo de un año en brazos. “Se me ahogó el nene”, alcanzó a balbucear, mientras uno de los agentes lo tomó para empezar a actuar.

Primero intervino Balcaza y luego se acercó su compañero, quien notó que la criatura estaba morada y no respiraba. “Se me ocurrió hacer lo que aprendimos en la academia sobre RCP, así que lo puse boca abajo en un antebrazo y con la palma de la mano comencé a golpearle la espalda. La sexta vez el chico reaccionó y empezó a llorar”, contó Giles.

Damián y Jorge, junto al nene y la madre, se dirigieron entonces en el auto particular del primero hasta el Hospital Paroissien, ubicado en la ruta 3 a la altura del kilómetro 21. En el nosocomio los médicos revisaron al nene y comprobaron que se encontraba en perfecto estado de salud, y le recomendaron a la mujer que sea analizado por el pediatra en las próximas horas.

“A finales del año pasado hicimos un curso de RCP y por suerte me acordé lo que tenía que hacer. Actuamos en forma automática, sin dudar. Y estamos felices”, explicó Giles. Balcaza, por su parte, sintetizó: “escuchar el llamado desesperado de una madre fue muy fuerte. Pudimos reanimarlo junto a mi compañero y eso fue fabuloso. Cuando lo escuchamos llorar al nene luego de estar inmóvil y sin respirar, nos quedamos tranquilos”.

Ambos coincidieron en definir a la situación como “una experiencia muy gratificante que nunca vamos a olvidar”. El salvataje ocurrió frente a una escuela poco después de las 13, por lo que otras mamás y papás que estaban en cercanías del establecimiento manifestaron su felicitación con aplausos para los dos penitenciarios.

El titular del complejo, Mario De Gregorio, agradeció la rápida reacción de los dos agentes y los felicitó por el servicio puesto de manifiesto con profesionalismo. Desde la Jefatura del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), el jefe y subjefe, Xavier Areses y Javier Cáceres, en ese orden, también destacaron el accionar de ambos y enviaron sus felicitaciones.

Cabe destacar que, por impulso del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, a cargo de Juan Martín Mena, se dictan de manera frecuente capacitaciones de RCP.

Lo más visto

Artículos destacados

¿Lo leíste?

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img