11.4 C
Buenos Aires
lunes, junio 24, 2024
spot_img

Caso Lechuga Pérez Algaba: los cuatro errores que cometió la banda y una insólita publicidad

Los restos del trader descuartizado fueron encontrados de casualidad por nenes que jugaban a la vera de un arroyo y la pelota se les cayó justo en donde reposaba una parte del cadáver. El departamento alquilado en pleno centro de Ituzaingó, los antecedentes de los imputados y un negocio que se derrumbó para borrar huellas.

Para el abogado Javier Baños, representante legal de la familia del trader descuartizado Fernando ‘Lechuga’ Pérez Algaba, los asesinos cometieron al menos cuatro errores en la ejecución de su plan criminal, que terminó con un total de diez personas detenidas y dos ya liberadas. En principio, para la justicia el caso está esclarecido. Y el expediente jurídico, propio de un guion para una película o serie de suspenso.

“¿Cuáles fueron los errores cometidos por esta banda o estas personas?”, indagó Adrián Noriega a Baños en una entrevista en el programa periodístico Primer Plano por el canal Somos, de Flow. “El primero fue una eventualidad contingente que no la podían prever, un factor imprevisible, que fue la temperatura mediática que comenzó a tomar esta causa a raíz de un hallazgo casual, azaroso”, refirió el exfiscal de Morón.

“Los que creemos en Dios hablamos de providencia, pero quienes no creen hablan de azar. Un nene jugando a la pelota, tiró la pelota y pesca, como en una película de suspenso y de terror, una bolsa con el brazo de Fernando Pérez Algaba. Ahí había una suerte de filtro para evitar que la basura pase y después haga desbordar los canales y se terminen inundando las casas”, precisó el letrado.

Para Baños, otro yerro grave fue que en una de las maletas en que depositaron las partes del cuerpo de ‘Lechuga’ olvidaron unos documentos pertenecientes a la familia del acusado de descuartizar el cadáver. “Contreras (el acusado de haber fragmentado los restos) es el hermano de la primera persona detenida, la mujer trans. Por eso, cuando lo fueron a buscar acusó a Nicol Chamorro de haberse robado la maleta. Eso fue mentira y terminó con la detención de alguien que nada tenía que ver”, refirió.

Es en ese capítulo de la investigación que se profundiza la pista y la conexión de Contreras con Maximiliano Pilepich, acusado de ser el autor material e intelectual del asesinado de Pérez Algaba. “En el año 2004 hubo una investigación por cortar autos y se sospecha que ambos eran piratas del asfalto”, reveló Baños. Ese vínculo se reflotó en esta causa.

El documento en la maleta con el cuerpo fragmentado, el filtro que impidió que el los restos sigan su curso, la pelota que cayó justo encima de un brazo y hay un error más. “No tuvieron en cuenta a la novia de Fernando, a la que trataron de engañar haciéndole creer que él la había abandonado y se había vuelto a Barcelona, porque él tenía pasaje para viajar el 19 de julio, ni a la martillera que le alquiló el departamento”, señaló el abogado.

Justamente la dueña de la inmobiliaria, Vanesa Romera, terminó siendo clave en la investigación, porque al ver que ‘Lechuga’ no le devolvía el departamento que le había rentado por unos días sobre la calle Olazábal al 1000, en pleno centro de Ituzaingó, denunció su desaparición ante la justicia al constatar que en la finca había pertenencias de la víctima.

LA INSÓLITA PUBLICIDAD

Un llamativo video circuló ayer en redes sociales promocionando la venta de lotes en el predio Renacer, de General Rodríguez, en donde todo indica se cometió el crimen a balazos de Pérez Algaba. “Sólo por esta semana 8 lotes cada uno a 12.500 dólares”, indica el texto en la breve filmación, que fue captada con un drone desde el aire, en donde se observa a un pequeño tractor transitar las tierras.

¿Será una publicidad que se pagó con antelación y nadie alcanzó a eliminar de las redes? Lo cierto es que se promociona la comercialización de parcelas ubicadas en el cruce de avenida De las Américas y Ruta 6, de la mencionada localidad, en donde peritos de la Policía Científica, bomberos y brigadas caninas realizaron el viernes pasado una inspección para intentar hallar evidencias de si efectivamente fue la escena del crimen de ‘Lechuga’.

En esos rastrillajes los investigadores secuestraron una hoja de sierra tipo amoladora dentada, tres guantes de nitrilo, un clavo con manchas hemáticas y otras cinco muestras similares en un pedazo de escombro, que presuntamente pertenecía a un piso; lo que será enviado a los laboratorios para analizar. Según la hipótesis canalizada por declaraciones de imputados y testigos, luego de matar a Pérez Algaba los asesinos ordenaron la destrucción del lugar y el descarte de los escombros para borrar rastros.

Lo más visto

Artículos destacados

¿Lo leíste?

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img