15.6 C
Buenos Aires
sábado, junio 15, 2024
spot_img

Aprobaron la rendición de cuentas en Ituzaingó, que le dice adiós al nuevo edificio del CRUI

El principal reclamo que planteó la oposición fue la falta de acceso a la información sobre cómo ejecutó el presupuesto del Gobierno municipal. Desde el oficialismo respondieron que proyectaron un gasto superior a los 10 mil millones de pesos y rindieron 19 mil millones por la llegada de inversiones del Estado nacional y provincial.

El Concejo Deliberante de Ituzaingó aprobó por mayoría la Rendición de Cuentas del año 2023, en un expediente que contó con el voto del oficialismo y aliados y el rechazo de la oposición con un argumento central, que es la falta de acceso a la información.

Hubo dos ausencias en el tratamiento del proyecto: una fue programada, la de Gastón di Castelnuovo, jefe de la bancada Juntos, y la otra ausente fue la radical Myriam Ciorciano, integrante de esa misma bancada.

“El instituto de la Rendición de Cuentas no tiene ningún valor y sólo existe en la provincia de Buenos Aires”, reflexionó el concejal Marcelo Nadal, de Unión por la Patria. “El Tribunal de Cuentas revisa de manera concomitante la ejecución del gasto a nivel municipal”, defendió sobre el expediente en debate, que en rigor no es otra cosa que una lectura política sobre la ejecución de los fondos que maneja la comuna.

“Los recursos en 2023 fueron calculados en 10.700 millones y la ejecución llegó a casi 19 mil millones, un 77% de incremento”, fundamentó. Fue en respuesta a los planteos de la oposición sobre la falta de información sobre las partidas ejecutadas.

“no vamos a poder construir el Centro Regional Universitario por decisión del Gobierno nacional”, enfatizó marcelo nadal

Contrapuso lo que sucede a nivel local con la medida adoptada por el Gobierno nacional, que “eligió no tener presupuesto para poder gastar de manera indiscriminada y sin ningún control”. “¿Dónde está el respeto a las normas en ese caso?”, se preguntó.

“El año pasado hubo una inversión de 1600 millones de pesos en obras, además de la extensión de la red cloacal y agua corriente hecha por AySA. ¿Cómo vamos a solventar ahora la obra pública en Ituzaingó? Hay que decirlo: no vamos a poder construir el Centro Regional Universitario por decisión del Gobierno nacional”, enfatizó.

Sus expresiones fueron a modo de reclamo hacia la oposición y para pedirle a los concejales que se sumen al planteo para que continúen las obras públicas que fueron paralizadas, de trascendencia para la comuna.

De hecho, remató su exposición con la afirmación de que “los barrios de Ituzaingó están en crisis alimentaria”. “Hay una mesa regional encabezada por la Iglesia Católica y la consigna dice ‘el hambre es el límite’. No hay ayuda para comedores. ¿De dónde vamos a sacar los fondos para eso? Vamos a enfrentar conflictos sociales”, completó.

CRÍTICAS OPOSITORAS

Los argumentos de la oposición llegaron desde La Libertad Avanza y Juntos, aunque la crítica versó sobre la misma temática, y es lo que consideran como una falta de información a los gastos que ejecuta la comuna.

Christian Lanaro, por ejemplo, consideró que el hecho de que los concejales no cuenten con una clave de acceso al sistema de Reforma de la Administración Financiera del Ámbito Municipal (RAFAM) es equivalente a que “no se cumple con la ley”, por lo que calificó de “ilegal” a la rendición en trámite. “Es la única forma que tenemos los concejales de revisar las cuentas del Municipio”, señaló.

“Lo único que hacen es abrir la puerta dos semanas por tres horas sin acompañantes, sin poder sacar fotos ni registro. No logro entender por qué ocultan información”, disparó el edil, que también dijo haber encontrado “una carpeta” en la que detectó la compra hecha en noviembre de 2023 de 850 botellas de aceite Cocinero a 6500 pesos por unidad. “Hoy sale un tercio en los supermercados. Y lo compraron a proveedor que no es de Ituzaingó”, recalcó.

Otro opositor que rechazó el expediente fue el libertario Juan Larralde, y también con el argumento de falta de datos concretos sobre la ejecución del gasto a nivel local. “El acceso a la información nos daría la posibilidad de plantear mejoras, controlar, ayudar a reducir gastos y legislar en base al funcionamiento del Municipio en tiempo real. Cuando hay honestidad, austeridad y trabajo, la plata alcanza”, manifestó.

REGLAMENTACIONES ANACRÓNICAS

Ambos planteos fueron cruzados también por el concejal oficialista Alfredo Almeida. “¿Le hicieron alguna vez una consulta al Tribunal de Cuentas?”, inquirió a sus pares de bancadas opositoras. “Cuando fui funcionario a mí me auditaban diariamente desde ese organismo. Tenía que mandar fotos con la carga de combustible a los patrulleros”, ejemplificó.

“No tenemos autonomía y tenemos que manejarnos con rémoras del pasado. La administración de un Municipio es complicadísima: hay que cumplir miles de reglamentaciones anacrónicas hasta para comprar un aceite”, reveló, y especificó que nunca el Tribunal de Cuentas rechazó una rendición hecha por las autoridades locales de Ituzaingó.

Lo más visto

Artículos destacados

¿Lo leíste?

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img