18.6 C
Buenos Aires
miércoles, junio 12, 2024
spot_img

Una nueva Torre Eiffel homenajea al Chulo Rivoira en Ituzaingó

La obra es otra creación del arquitecto y fantasiólogo Rubén Díaz. Está ubicada sobre Ratti al 2400 del barrio Parque Alvear. Evoca al querido exjugador y entrenador, nacido y fallecido en el distrito. Y siempre con el mismo objetivo: humanizar las esculturas, darle dinamismo, sorpresa, alternativa y alegría para generar emociones.

Inauguraron en Ituzaingó una Torre Eiffel en homenaje a Héctor ‘Chulo’ Rivoira, quien fuera jugador y entrenador de fútbol profesional nacido y fallecido en el distrito. Se trata de otra creación de Rubén Diaz, arquitecto y fantasiólogo, como él mismo se autodenomina.

“Fue la obra que más trabajo me dio y que más me costó hacer”, le contó el creador del tributo a Primer Plano Online. Díaz ya lleva recorridos 120 países, de los cuales captó ese espíritu cosmopolita que le brinda a sus trabajos, que plasma en su lugar en el universo, el distrito en el que permanece aferrado a sus raíces desde hace siete décadas.

En la Torre Eiffel el arquitecto sintetiza dos disciplinas que sacan lo mejor de sí: el arte y la filosofía. “Es un homenaje a la persona (Rivoira), que como deportista tuvo muchos logros, pero que principalmente fue querido en todas partes, que amó Ituzaingó y al que padecí como rival y tuve como compañero”, narró el artista.

Para llegar a la concreción de la estructura Rubén atravesó dificultades por lo que reveló fueron “problemas políticos, económicos y de financiamiento”, que finalmente pudo finalizar. Ya son 35 las creaciones del fantasiólogo, entre las que se destacan el Coliseo Romano, el Arco del Triunfo en homenaje a Carlitos Balá, la Torre de Pisa, El Parthenón y la Torre Eiffel de Santa Rosa y Lavalleja, entre varias más.

Y el anhelo que conserva Díaz es llevar las obras de arte a los barrios humildes. “A estos barrios generalmente no vienen las cosas buenas, la gente las tiene que salir a buscar a otro lado. Con la Torre de Pisa, con el castillo, con la estación de tren y de colectivos le dimos a la zona esa, que es más humilde, una jerarquía y espacio para la llegada de turismo. Estoy feliz de lograr un Ituzaingó igualitario”, cerró.

El arquitecto aprovechó la charla con Primer Plano Online para insistir con tres grandes sueños que pretende llevar a cabo. Uno es la Muralla China, para que tenga su réplica a nivel local. La otra el Aeropuerto Internacional de Ituzaingó. Y, no menos importante, poder erigir un obelisco en la plaza central del distrito para que la gente pueda congregarse a celebrar cuando haya un motivo y no viajar hasta el centro porteño. Está claro que no descansará hasta conseguirlo.

QUIÉN FUE EL ‘CHULO’ RIVOIRA

Además de su experiencia en el universo del fútbol de Primera y del ascenso argentino, Rivoira fue distinguido como ciudadano ilustre del distrito.

Fue jugador y técnico del Club Atlético Ituzaingó (CAI). Integró como jugador el plantel que consiguió su mayor logro histórico: el ascenso al Nacional B (1992), tras vencer en la final a Los Andes por penales en cancha de Independiente.

Torre Eiffel en Ituzaingó
El posteo del Club Atlético Ituzaingó cuando comunicó la triste noticia de la muerte del Chulo

Tras la conquista, el ‘Chulo’ colgó los botines y al poco tiempo asumió como DT del ‘Verde’ en lo que fue su debut como entrenador. Aunque Rivoira no sólo es querido y recordado en el oeste sino también por las varias instituciones por las que transitó a lo largo de su carrera.

El ahora homenajeado con la obra de Rubén Díaz, que era su amigo y compartía con él la pasión por el fútbol, falleció el 14 de agosto de 2019 a los 59 años. Le habían diagnosticado cáncer y decidió dejar de trabajar cuando estaba entrenando al club Crucero del Norte un año antes.

EL ESTILO DE RUBÉN DÍAZ

El reconocido arquitecto trabaja temáticas que le permitan dotar de sentido de identidad a las obras en armonía con los habitantes del lugar, en este caso los barrios de Ituzaingó, y en comunión con un planeamiento urbano que respeta el verde, la luz y los espacios de los edificios en altura del núcleo central de la ciudad y un equilibrio entre estilos y necesidades.

Entre sus desafíos están “humanizar las obras, darle dinamismo, sorpresa, alternativa y alegría, generar emociones, salir de la meseta y hasta permitirnos tener una nueva República dentro del partido”.

Esgrime la noción de “jugar, sacar sonrisas, incentivar a los jóvenes y su imaginación” y revertir la palabra ridículo, que tan mala prensa tiene, para cambiarla por el significado de “diferente y extravagante”.

Y define sus trabajos con una sentencia: “es necesario alimentar el cuerpo, pero también el espíritu”.

Torre Eiffel en Ituzaingó

Lo más visto

Artículos destacados

¿Lo leíste?

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img