9.7 C
Buenos Aires
lunes, mayo 27, 2024
spot_img

Una joven de González Catán ingresó en emergencia nacional a la espera de un trasplante bipulmonar: “los órganos no van al cielo”

Una vida por delante. Sueños, ilusiones, esperanzas, el entusiasmo propio de la juventud. Todo eso de repente tomó un compás de espera en las horas de Brenda Herrera, una joven de 26 años oriunda de González Catán, en La Matanza, quien se encuentra internada en el Hospital Italiano de Capital Federal y en emergencia nacional a la espera de un trasplante bipulmonar.

A la chica hace seis años le detectaron una enfermedad considerada como rara en nuestro país debido a su poca frecuencia. Se trata de una Hipertensión Pulmonar Idiopática, a la que se le sumó, por el esfuerzo que debe realizar para respirar, una insuficiencia cardíaca del lado derecho del corazón.

“¿Brenda tiene miedo? Claro que sí. Está llena de miedos. Acabo de hablar con ella y, como tantos otros pacientes que están transitando por su misma situación, necesitan de un donante para seguir viviendo, y de un milagro de vida para seguir respirando”, contaron sus familiares y allegados a través de un grupo de Facebook que crearon para darle ánimo y alentar en la búsqueda de los órganos que ella necesita.

En el último mes, Brenda sufrió cuatro desmayos y, según los estudios que le realizaron los médicos que decidieron su internación, su corazón no resiste mucho más la presión que le generan sus pulmones. Por eso el trasplante bipulmonar es el único camino para que siga adelante con su vida. “Los órganos no van al Cielo. Se quedan en la tierra y salvan vidas», expresaron en el grupo de la red social a través del cual intentan apelar a la solidaridad de los argentinos.

El corazón de la joven matancera está muy delicado, muy “cansado” y “muy grande”, según los profesionales que la asisten, por el esfuerzo que debe realizar al bombear la sangre. En rigor, la arteria del pulmón es pequeña y el esfuerzo que realiza se duplica. Ese es el motivo del agrandamiento de su músculo cardíaco. Debido a este cuadro de situación, el equipo médico decidió colocarle una bomba que requiere de monitoreo permanente, ya que sólo cuentan con seis segundos para correr por si se tapa o falta medicación.

El viernes por la noche un equipo de profesionales del Centro Único de Ablación e Implante de la provincia de Buenos Aires (CUCAIBA) la visitó para conocer en detalle su estado de salud. Eso dibujó una esperanza en el rostro de la jovencita y su mamá, que no se despega de su lado. Pero todavía no hay novedades sobre un posible donante.

Lo más visto

Artículos destacados

¿Lo leíste?

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img