13.5 C
Buenos Aires
martes, julio 23, 2024
spot_img

Tiene fecha el juicio contra el empresario de Castelar Sur que está preso acusado de violar a una de sus hijas y escribirle “lo mío no es abuso, es incesto”

Alejandro Rosario Manuel Leguizamón tuvo su primera denuncia en contra en 2016, cuando una de las víctimas recibió una carta escrita por él mismo en la que le proponía irse a vivir como pareja. “Lo mío con vos no es abuso, es incesto. Yo estoy enamorado de vos, y juntos tenemos que hablar con tu mamá para que ella haga una terapia y lo acepte”, decía el aberrante escrito que fue revelado por Primer Plano Online. La destinataria fue Romina, una de sus hijas de sangre.

Ahora, el sujeto está próximo a llegar a juicio oral y público en los Tribunales de Morón. Serán los jueces Juan Carlos Uboldi, Mariana Maldonado y Claudio Chaminade quienes tendrán en sus manos la responsabilidad de echar luz sobre los hechos denunciados por las hijas del empresario de membranas oriundo de Castelar Sur, que permaneció prófugo por más de dos años y fue capturado el 29 de enero de 2019 en Rafael Castillo, partido de La Matanza, donde se escondía. El debate se iniciará el 22 de junio venidero, y se prevé que dure cuatro jornadas.

La investigación del caso fue llevada adelante por la fiscal Marcela D’Ascençao, de la Fiscalía Especializada en Violencia de Género Nº 11 de Morón. Esa funcionaria judicial recopiló testimonios de las víctimas y de su entorno, quienes corroboraron las aberraciones a las que eran sometidas las hijas de Leguizamón. Incluso el programa periodístico Primer Plano consiguió entrevistar en persona a dos de las denunciantes y a su abogado, Yamil Castro Bianchi.

“Desde que tengo uso de razón fui abusada muchas veces. Era demasiado el acoso, no podía ni ir al kiosco. Me costó mucho tomar la decisión de hacer la denuncia, entrar en detalles y que se enterara mi mamá”, reveló Romina, la primera de las mujeres que se animó a exponer su calvario, durante la entrevista con Adrián Noriega en Somos Oeste.

La bestialidad del hombre fue tal que hasta le escribió una carta de puño y letra a su hija, diciéndole que estaba enamorado de ella y que tenían que ser pareja. Antes de eso, desde la edad de jardín de infantes, Leguizamón violó en reiteradas ocasiones a la chica. La joven, que tenía 26 años cuando tomó coraje para revelar sus padecimientos, en ese momento, trabajaba junto a su verdugo en la fábrica de membranas Techflex en la localidad de General Pacheco, en el partido de Tigre, de la cual el acusado es propietario.

“Quería que yo sea su pareja. En la carta me pidió que lleve a mi mamá al psicólogo, que ella tenía que entender lo que estaba pasando, que supuestamente para él era algo normal”, reveló una de las víctimas de las vejaciones, que fueron constatadas por pericias psíquicas y médicas. Tras aquel episodio, el sujeto intentó llevar a Romina por la fuera a un hotel alojamiento, pero la chica amagó con arrojarse del vehículo y él depuso el ataque.

Hay en la causa también una declaración que hunde aún más al imputado. Fue expresado por uno de sus socios, quien declaró en sede judicial que Leguizamón le había contado que estaba de novio con su hija. Lo explicó Yamil Castro Bianchi, abogado de la familia. “Es una bestia. Otro de los hermanos (de las chicas) manifestó que decía que quería ver sangre y les tiraba un cuchillo para que se peleen entre ellos, hizo desnudar a su esposa y la apuntó con un arma de fuego para que salga a la calle. Son sucesos que ni siquiera un animal los hace”, definió el letrado.

Los hechos que la justicia le imputa a Leguizamón son abuso sexual, abuso sexual gravemente ultrajante para la víctima reiterados -tres hechos-, abuso sexual con acceso carnal reiterados -en nueve oportunidades-, todos ellos agravados por haber sido cometido por ascendiente y por la situación de convivencia preexistente, todos concursados realmente entre sí y en concurso ideal con corrupción agravada por la violencia ejercida, las amenazas utilizadas y por ser el autor ascendiente y conviviente reiterada tres oportunidades, también en concurso real con tenencia ilegal de arma de guerra.

Lo más visto

Artículos destacados

¿Lo leíste?

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img