11.3 C
Buenos Aires
martes, julio 23, 2024
spot_img

Seguirá preso el policía de la Federal acusado de acosar por redes sociales a una nena de once años

El juez de Garantías Nº 1 de Morón Alejandro Lago denegó la excarcelación pedida por Edmundo García Vargas, el efectivo de la Policía Federal detenido por haberse hecho pasar por su hijo para captar por redes sociales a una nena de once años de Hurlingham.

El magistrado considera que el acusado “intentará eludir el accionar de la justicia o entorpecer la investigación”, por lo que determinó que siga preso mientras avanza la pesquisa en su contra. Se trata de un delito configurado en el Código Penal como la captación de un menor por medio de comunicaciones electrónicas “con el propósito de producir fotografías de sus partes genitales con fines predominantemente sexuales y corrupción de menores agravada, por tratarse la víctima de una persona de once años de edad”. Ambos hechos cometidos en concurso ideal entre si.

Detuvieron en Hurlingham a un cabo de la Policía Federal por acoso sexual de menores

Según informaron fuentes judiciales a Primer Plano Online, a través del sistema UFED, que es un software de análisis forense, especialistas de la Fiscalía Nº 5 de Morón lograron acceder a todo el material que se almacenaba en uno de los teléfonos usados por García Vargas, incautado en el allanamiento a su vivienda. La definición brindada por un investigador a este medio fue contundente: “hay elementos encontrados que causan mucha expectativa para el avance de la causa”.

Ese software lo tienen sólo cinco fiscalías en los departamentos judiciales de la provincia de Buenos Aires, y también lo utilizan Gendarmería y la propia Policía Federal. Es clave para descubrir el material guardado en teléfonos, tablets, computadoras, notebooks y tarjetas o dispositivos de almacenamiento. “Permite extraer todo su contenido una vez roto el patrón de bloque y recupera hasta imágenes borradas”, precisó la fuente. Justamente, imágenes relevadas por la víctima fueron halladas en el aparato.

La escala penal contemplada para la conducta ilícita adjudicada al acusado parte de un mínimo de seis años de prisión, o sea, de cumplimiento efectivo, con el agravante de que se trata de un miembro de fuerzas de seguridad en actividad. En rigor, una vez arrestado y en conocimiento de la causa en su contra, el jefe de la Policía Federal dispuso la disponibilidad de García Vargas.

Lo más visto

Artículos destacados

¿Lo leíste?

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img