11.5 C
Buenos Aires
martes, julio 23, 2024
spot_img

Renunció José Ernesto Schulman, el dirigente que insultó y le pegó a una mujer: lo reemplaza una vecina de Hurlingham

El dirigente José Ernesto Schulman renunció finalmente a su cargo como presidente de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre (LADH) luego del escándalo en la terminal de micros de Santa Clara, donde agredió a una empleada. Así lo informó la entidad a través de un comunicado en el que aclara que lo reemplazará en el cargo la actual vicepresidenta, Iris Pereyra de Avellaneda, vecina de Hurlingham y ciudadana ilustre de ese distrito desde 2017. 

“Se decidió aceptar la renuncia al cargo, repudiar el hecho que él protagonizó y manifestar la solidaridad de la Liga con la trabajadora agredida”, dice un escueto comunicado publicado en el sitio web de la Liga. Schulman había pedido licencia luego del escándalo y se la habían aceptado, pero luego fue citado a indagatoria por haber atacado verbal y físicamente a una empleada de la terminal de ómnibus de Santa Clara del Mar.

Además, la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela De Carlotto, lo expulsó de la Mesa de Derechos Humanos de la Argentina. Schulman tomó notoriedad luego de que se viralizara un video en el que se lo vio discutiendo y cuestionando a una empleada de la empresa Ruta Atlántica porque el ómnibus que estaba esperando venía más demorado de lo que le habían informado.


“¿De qué te reís, pelotuda”, increpó Schulman a la trabajadora mientras la mujer solo se limitaba a escucharlo y pedirle que se tranquilizara. Visiblemente enojado, el presidente de la Liga Argentina por los Derechos Humanos la golpeó en la cabeza con su mano izquierda y le volvió a gritar: “Hija de puta, ¿de qué te reís?”.

En un comienzo, Schulman ensayó un descargo a través de su cuenta en Facebook pero no renunció. “Pido públicamente disculpas por haber llevado adelante una conducta reprochable, en una terminal de ómnibus. Soy consciente de que mi comportamiento con una trabajadora fue inaceptable y nada lo justifica”, había dicho en el comunicado. Luego intentó justificar la agresión: “Como muches saben, soy discapacitado motriz y pasaron muchas horas de espera de un micro para regresar, que me produjeron un enorme dolor y me desencajaron”.

En las últimas horas, los organismos de derechos humanos comenzaron a restarle su apoyo. Abuelas y Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora manifestaron su “absoluta solidaridad” con la empleada que fue agredida por Schulman. En el texto -que también firmaron familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, el CELS y la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, entre otros- los organismos mostraron su “completo repudio a cualquier hecho de violencia contra una mujer por su condición de tal” y ratificaron su “compromiso incondicional con la sanción de ese tipo de conductas y la defensa irrestricta de los derechos”.

Lo más visto

Artículos destacados

¿Lo leíste?

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img