14.2 C
Buenos Aires
sábado, junio 15, 2024
spot_img

No eran motochorros: la persecución policial que obliga a la reflexión

Dos jóvenes que escaparon de un control y terminaron chocando contra un portón fueron ridiculizados en redes sociales aunque no habían cometido ningún delito, sino que se asustaron por no contar con la documentación del rodado en su poder. “Fin del juego, muchachos”, fue la frase de los efectivos, que ahora enfrentan un sumario en Asuntos Internos.

Perdieron todos. Los únicos que ganaron son los anónimos de siempre que, escondidos detrás del anonimato de las redes sociales, usaron un video para ridiculizar un rato. Ahora, policías tienen que dar explicaciones ante la Auditoría de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad y las familias de los chicos perseguidos exigen una reparación por el momento que pasaron.

La filmación que se volvió viral en las últimas horas muestra cómo ambos jóvenes, de 19 años los dos, terminaron chocando contra un portón y salvaron su vida de milagro. Mauro Daniel S. y Martín Oscar B. colisionaron contra el ingreso a la vivienda ubicada sobre la calle Labrador, entre Callao y 8 de Diciembre del barrio Pueblo Nuevo, en Luján.

¿Motivo? Eran perseguidos por dos móviles policiales, cuyos efectivos los habían tratado de identificar unas cuadras antes y, como no frenaron los motociclistas, salieron en su persecución. Los ocupantes de la moto circulaban a bordo de una Honda XR 250, que no tenía impedimento para circular: el único inconveniente es que no llevaban los papeles encima.

“Tirate al piso. Callate la boca. Fin del juego, muchachos”, fue el grito que se oyó de parte de los policías y que convirtió en un fenómeno al video. Lógicamente, sin conocer la historia que había detrás la mayoría de los comentarios celebraron la caída de dos presuntos motochorros, aunque nada más alejado de la realidad.

Ahora la Fiscalía Nº 9 Descentralizada de Luján, perteneciente al Departamento Judicial Mercedes, abrió una investigación contra los efectivos por averiguación de ilícito. En paralelo, la Auditoría de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad también inició un sumario para que los agentes expliquen su proceder.

¿Hay una línea de acción clara para intervenir ante este tipo de situaciones? ¿Debe un móvil tipo camioneta seguir a una moto sabiendo que esa maniobra puede resultar mortal? Los dos chicos se llevaron una infracción de tránsito y se recuperan de los golpes que padecieron.

No son delincuentes: cometieron la absurda imprudencia de escapar ante la señal de que se detengan. Y los policías quedaron al borde de una sanción por la que tendrán que responder. Perdieron todos, en síntesis.

Lo más visto

Artículos destacados

¿Lo leíste?

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img