6.3 C
Buenos Aires
sábado, julio 13, 2024
spot_img

Lamentable: echaron del Hospital Posadas a un grupo de 22 cosmiatras que trabajan ad honorem desde hace 35 años

Una lamentable situación atraviesan por estas horas las 22 mujeres que forman parte del servicio de Cosmiatría del Hospital Posadas, a quienes les comunicaron la semana pasada que no podían seguir brindando la atención que realizan desde hace 35 años en el nosocomio.

Se trata de un área específica creada por Rosita Hermida en 1984. Para entender de qué se trata, una cosmetóloga es la persona que atiende pieles sanas, y una cosmiatra es un estudio más avanzado y se dedica a atender pieles enfermas, siempre derivadas por el especialista en dermatología, con quienes trabajan en conjunto. Hay pacientes con patologías graves, como colagenopatías (por ejemplo, esclerodermia), y hasta allí llegan personas derivadas de otros hospitales del conurbano, no solamente de los dermatólogos de ese centro de salud. Siempre atienden con orden e indicación de tratamientos dada por los médicos del Posadas.

Lo que pasó ahora es que hace dos meses desplazaron a la jefa del servicio de Dermatología y asumió una nueva responsable, que llegó con su impronta y la decisión de suspender el servicio de Cosmiatría. Obviamente, la nueva encargada sabe lo que se hace en los seis consultorios que ocupan las “chicas” cosmiatras todos los jueves por la tarde. Las comillas responden a que son mujeres mayores todas, algunas por encima de los 80 años de edad.


Lo primero que transmitió la nueva jefa del área fue que contraten cada una de ellas una ART. “Me lo están pidiendo de Dirección”, les comunicó. Todas las integrantes del servicio pusieron dinero de su bolsillo y fueron a contratar el respectivo seguro laboral. Pero el jueves pasado, justo cuando la referente de las cosmiatras, Ángela Martino, se había tomado su semana anual de vacaciones, la llamaron sus compañeras para comunicarle que las habían echado. Así como suena.

“Ustedes no pueden volver hasta que no hablemos con Ángela”, les dijeron. Cuando la mujer regresó de su descanso, se acercó a intentar dialogar con la jefa de Dermatología, que la atendió en un pasillo y le respondió que no tenía tiempo para conversar con ella. Sí fue recibida por otra de las autoridades, que le ratificó que la decisión era no tener más gente trabajando ad honorem en el nosocomio. “¿Pero se acordaron después de 35 años?”, indagó la cosmiatra.

“Quienes nos conocen saben que todo lo que hacemos es con amor. Jamás tuvimos una sola queja en el servicio y lo único que recibimos es el cariño de los pacientes”, describió Martino en conversación con Primer Plano Online. Es más: muchas de las personas que atienden son niños y niñas, a quienes brindan además contención y “un cariño incondicional”.

Con el objetivo de dar a conocer la situación, las cosmiatras se van a reunir hoy jueves desde las 11 en el hall del primer piso (Dermatología) para explicarles a los pacientes que se presenten en busca de atención cuál es la situación que están atravesando. Lógico, a la espera de que se revierta esta situación y que les permitan volver a hacer lo que siempre hicieron. Cuentan con un apoyo total de pacientes y cosmiatras tanto a nivel nacional como internacional, que valoran el trabajo “de excelencia” que realizan.

Lo más visto

Artículos destacados

¿Lo leíste?

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img