18.7 C
Buenos Aires
miércoles, junio 12, 2024
spot_img

La Universidad Nacional del Oeste abrió nueve carreras con docentes ad honorem

Ecos de la multitudinaria movilización estudiantil de ayer en defensa de la educación pública: el rector de esa casa de estudios reveló que de casa 10 pesos que ingresan a la entidad, 9,4 son para el pago de salarios al personal que presta servicios. Pero que incluso varios profesores empezaron igual sin siquiera cobrar ni contar con el nombramiento.

La impactante movilización del movimiento estudiantil y docente de universidades públicas de todo el país dejó al Gobierno nacional el contundente mensaje en defensa de la educación como un valor que la sociedad argentina no está dispuesta a negociar.

En medio de la discusión abierta por la gestión libertaria de Javier Milei en torno a la administración de esas casas de estudios de nivel superior, la masiva respuesta que recibió en las calles obliga a replantear el sendero. Y la realidad también desmiente que exista un reclamo fuera de lugar.

A modo de ejemplo, el rector de la Universidad Nacional del Oeste (UNO), Roberto Gallo, contó en el programa periodístico Primer Plano por el canal Somos, de Flow, que la entidad con sede en Merlo abrió este año 2024 nueve carreras nuevas, entre las que se encuentran Abogacía, Contador Público, Criminalística e Ingeniería Ambiental con docentes sin nombramiento y que dan clases sin cobrar por su trabajo.

“Tuvimos que hacer una suerte de ingeniería para poder brindar el servicio sin dejar alumnos que ya estaban inscriptos afuera de la universidad. Tenemos muchísimos docentes de este primer año que están dando clases este año ad honorem, esa es la verdad, con la promesa de que en algún momento se solucione el tema presupuestario y podamos formalizar su contratación y darle la renta que corresponde por el trabajo que realizan”, reveló el funcionario.

Para evaluarlo concretamente: la UNO contaba con una proyección presupuestaria para este año y amplió su oferta educativa luego de superar todas las evaluaciones respectivas. Cuando llegó la hora de poner en marcha esa arquitectura institucional el dinero no alcanza, porque es el mismo con el que contaba sin las carreras nuevas. No hay manera de seguir adelante.

Este recorte que experimentan las universidades, en interpretación de Gallo, “entra en contradicción con el mismo DNU (70/23) que sacó el Presidente, que considera la educación un servicio esencial. Y si es la educación un servicio esencial, ¿cómo es que nos saca los subsidios? La verdad que no lo entendemos”.

“Nosotros pagamos tarifa común de servicios públicos, como paga cualquier ciudadano, siendo que estamos brindando un servicio, que es el educativo”, reflexionó el rector. “La verdad, estamos complicados. De cada 10 pesos que ingresan a la universidad, 9,4 pesos se van en sueldos. Así que estamos complicados”, concluyó.

Gallo reconoció, de todos modos, que no es la primera vez que ocurre esto de apelar a recortar fondos al sistema de educación superior: ya lo experimentaron durante la gestión de Mauricio Macri (entre 2015 y 2019) y con la de Alberto Fernández (2019-2023).

Lo más visto

Artículos destacados

¿Lo leíste?

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img