6.3 C
Buenos Aires
sábado, julio 13, 2024
spot_img

“Mi intención era sólo robar, no matar”: condenaron a 14 años de prisión a un joven que confesó el crimen de un vecino en Merlo

«Mi intención sólo era robar, no matar». Juan David González (19), fue condenado a 14 años de prisión en los Tribunales de Morón por el crimen de Eduardo Gutiérrez (51), un vecino de Merlo al que atacó en la parada del colectivo de la esquina de Rivarola y Santo Domingo, en la localidad de Libertad.

Hasta ahí se había trasladado Gutiérrez en la madrugada del 17 de febrero de 2018. Eran las 4.50 y acompañó a su esposa, que tomaba el transporte público para ir a su trabajo. Al salir de su domicilio observó que alguien andaba en bicicleta por la cuadra, aunque no llegó a distinguirlo con nitidez por la oscuridad en la zona. Pero imprevistamente, mientras caminaba con su mujer, el muchacho que pedaleaba los pasó de la mano derecha y les dijo “buenos días”.

Después de obtener una respuesta cordial de la pareja, el individuo el ciclista giró en U, extrajo un arma de entre sus ropas (a la altura de la cintura) y los amenazó. “Quédense quietos, dénme todo”, dijo desde arriba de su bicicleta. Gutiérrez, lejos de acceder, tomó una cadena de seguridad tipo linga que llevaba encima y lo golpeó. Al atacante se la cayó el rodado y el arma, comenzó a forcejear con su víctima hasta que logró zafarse. Tomó de nuevo el revólver y le disparó un tiro a la altura del pecho. Herido, cayó boca abajo y su esposa entró en pánico a pedir ayuda. Al llegar la ambulancia al lugar constató que había fallecido.

Crimen de Eduardo Gutiérrez
Eduardo Gutiérrez fue asesinado a sangre fría tras un forcejeo con el delincuente que intentó asaltarlo a él y a su esposa

Desde entonces todo es un calvario para la viuda de Gutiérrez, Silvia Patricia Núñez. Ella enfrentó un reconocimiento en rueda del acusado y lo señaló como el asesino de su marido. La investigación llegó hasta él luego de observarlo en una cámara de seguridad instalada en la cuadra del crimen. Pero además hubo otras dos pruebas contundentes en su contra: la primera es que se le cae la gorra y un testigo la reconoció durante la instrucción. “Es de él”, dijo en su declaración.

El otro hecho es que el autor del crimen fue visto regalando una bicicleta a las 5:30 de la madrugada, justo después del sangriento ataque. Eso se descubrió porque el beneficiario fue un adolescente del barrio, quien le contó a su padre, que al escuchar que en la zona hubo un crimen con esas características obligó a su hijo a entregar el rodado en la comisaría cuarta de Merlo.

Después de la confesión en el juicio, con todas las evidencias que había en su contra, los jueces Juan Carlos Oboldi, Claudio Chaminade y Carlos Torti, del Tribunal Oral Criminal (TOC) 1 de Morón, dieron a conocer el veredicto en contra del imputado. En su alegato, el fiscal Javier Baños había pedido 15 años de cárcel para González, al considerar que «no le importó la vida de la víctima» al efectuar un disparo desde muy corta distancia al ver que era superado en un forcejeo. Pero los magistrados lo condenaron a 14 años por el delito de homicidio en ocasión de robo.

Lo más visto

Artículos destacados

¿Lo leíste?

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img