22.5 C
Buenos Aires
viernes, junio 14, 2024
spot_img

El primer casamiento de tres: un ejemplo de deconstrucción, libertad y amor sin barreras

El amor es amor. No tiene género y al parecer tampoco número. Hace pocos días una maestra de ceremonias de Castelar tuvo a su cargo una boda entre tres novios que decidieron dar el sí, y de este modo formalizar un vínculo inédito, aunque muy comprometido y por demás genuino. Aquí, los detalles de una historia singular.

Amor de tres (pero sin tercero en discordia). Así podría resumirse básica y fríamente la historia de Maximiliano Adoue, Guillermo Picart y Guillermo Mendizábal que hace pocos días atrás coronaron su vínculo con un casamiento nada tradicional, como ellos mismos. No es poliamor, no es pareja abierta, nada de eso. Es mucho más que eso: se trata de la unión múltiple de tres varones que se aman. Ellos son una trieja.

La facilitadora de semejante aventura se llama Gabriela Losavio, una vecina de Castelar que desde hace 25 años está al frente de un emprendimiento único como es ‘Ceremonias Creativas’.  Ella es periodista y es justamente su profesión la que le ha otorgado en todo este tiempo las herramientas que le facilitan la mirada y las palabras para comprender y transmitir lo que las personas desean expresar a través de sus rituales de casamiento, aniversarios, padrinazgos y toda ocasión que merezca una celebración especial. Ella ofrece “un tratamiento sensible desde la palabra y la posibilidad de transformar un acto simbólico para darle sentido profundo a lo que se está celebrando», expone.

Losavio conoce muy bien la historia de esta trieja de recién casados. De hecho, ella misma tuvo a su cargo en 2007 la ceremonia de la pareja que conformaban por entonces Adoue y Mendizábal. «Max y Willi me convocaron para que oficiara su boda cuando todavía no existía la ley de matrimonio igualitario, pero sí había mucho amor. Fue mi primera ceremonia homosexual», rememora y cuenta que años más tarde ellos pudieron coronar el vínculo “oficialmente”.

Gabriela Losavio luego de la ceremonia de unión múltiple de «Willi, Max y Capi», tal como ella menciona a los integrantes de la trieja con sumo afecto

Hace cuatro años la pareja sumó a su historia de amor al uruguayo Guillermo Picart -apodado Capi-, con quien conviven desde entonces y decidieron volver a convocar a Losavio para una nueva unión; esta vez de tres. Tuvieron una larga entrevista para conocer la sensibilidad de cada uno. Luego, la emprendedora elaboró el guión de una ceremonia que duró un poco más que lo habitual: «había mucho para contar», asegura.

La consagración de este matrimonio trial -pionero en su tipo- tuvo lugar en Uruguay, en el restaurante Burdeos de el balneario El Pinar, con el atardecer sobre el Arroyo Pando de fondo; se cerró con la puesta de los anillos de los novios, una ansiada foto con familiares y amigos, brindis y música hasta el amanecer.

Este «ritual de amor» tal como lo definió Losavio en la ceremonia, no es reconocido legalmente en cuanto la unión múltiple no está prevista por la legislación uruguaya. «No estamos hablando de una opción legal. Son tres varones que se aman», expresó la maestra de ceremonias que, con el dominio del uso de la palabra que siempre juega de su lado, define esta unión con un sinfín de vocablos y construcciones semánticas, todas ellas innovadoras para los oídos de la mayoría de los mortales: matrimonio trial; familia de tres varones; trieja; trimonio.

El antes y el después: un extenso desayuno para conocer en profundidad a los protagonistas de esta historia de amor y los anillos que coronaron la boda

En diálogo con Primer Plano Online Gabriel Losavio expresó que, sin exagerar, esta experiencia fue para ella «un salto cuántico». «El amor es una energía poderosa que se las arregla para manifestarse. Uno tiene que tener la valentía de ver qué hace con eso», agregó y manifestó que con la decisión de la unión de tres “Max, Willi y Capi deconstruyen y construyen una nueva vida, por lo que son pioneros dos veces, lo que es un montón para un solo paso por este mundo”. «El vínculo se está construyendo con valor, con terapia y mucho compromiso. Yo lo celebro y los admiro», expresó.

Maximiliano Adoue, Guillermo Picart y Guillermo Mendizábal son ejecutivos exitosos de diferentes compañías que, además de su nuevo desafío como recién casados, enfrentarán en breve otro cambio de vida: se mudan a Luxemburgo por el proyecto profesional de uno de ellos, y los otros dos acompañarán reversionando sus carreras y modo de trabajo. Una sinergia que no siempre se consigue de a dos, pero que estos tres hombres enamorados y empáticos supieron resolver sin dudarlo.

Lo más visto

Artículos destacados

¿Lo leíste?

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img