18.7 C
Buenos Aires
miércoles, junio 12, 2024
spot_img

El fútbol está de luto: murió ‘el Flaco’ César Luis Menotti

El DT campeón del mundo con Argentina en 1978, falleció a los 85 años. Estaba internado en un sanatorio porteño tras sufrir una "anemia severa".

El fútbol argentino, de luto: a los 85 años, murió César Luis Menotti. El ex director técnico de Argentina campeona en 1978 y Director de Selecciones que respaldó a Lionel Scaloni en la gesta que decantó en el título en Qatar 2022, dejó un legado eterno, tanto a partir de su estilo y filosofía, como también desde la organización que sentó las bases de las mejores épocas del combinado nacional.

Si bien tuvo una buena carrera como futbolista, principalmente en el Rosario Central de sus amores y con breves pasos por Racing, Boca y el Santos de Pelé, el Flaco alcanzó su esplendor como entrenador. No solo por los logros, sino por haber dejado una escuela a seguir que perdura en el tiempo con cientos de discípulos: el menottismo.

Criado en el barrio rosarino de Fisherton, se hizo hincha de Rosario Central por la influencia de sus padres, quienes lo llevaban de la mano a la cancha. Desde chico supo que iba a ser futbolista. Tras probarse en Vélez y Huracán, quedó en Rosario Central. Debutó en primera división bajo el ala de quien le llevaba 10 años y consideró su guía en la cancha: el “Gitano” Miguel Antonio Juárez.

Fue un volante de buen pase, movimientos cansinos, con gambeta y remate de media distancia. Admitió que como jugador no llegó a su techo porque era “caprichoso”. Su pasión por el fútbol estuvo acompañada del gusto por el boxeo y el tango que salía de la letra de Homero Manzi. Fue oyente de Hugo del Carril, Carlos Gardel, Osvaldo Pugliese y Aníbal Troilo, después lo cautivaron Mercedes Sosa y Serrat.

Tras Rosario Central, pasó por Racing, Boca, el fútbol de los Estados Unidos y Santos, donde compartió plantel con Pelé. Desde entonces se formó una opinión que nunca cambió: “El mejor de todos los tiempos fue Pelé. Un extraterrestre, de otro planeta. Lo tuve de compañero y también lo enfrenté, y era una cosa de locos”.

Se casó y tuvo dos hijos: César Mario y AlejandroEn 1970 empezó la carrera de entrenador en Newell’s, junto al “Gitano” Juárez. No lo consideró una traición a Central: “Cuando supe que iba el Gitano, no me pude resistir. Yo soy demasiado rosarino. Para mí, Rosario es una ciudad diferente, es como un bario gigante de Buenos Aires”, manifestaba.

El mundo del fútbol está de luto. Se fue el Flaco Menotti pero dejó un legado imposible de ignorar.

Lo más visto

Artículos destacados

¿Lo leíste?

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img