24.2 C
Buenos Aires
jueves, febrero 22, 2024
spot_img

El espantoso robo que sufrió una familia de Ituzaingó: delincuente amenazó a una nena con autismo

Una familia de Ituzaingó fue víctima de una espantosa situación delictiva, que involucró a una nena de seis años con autismo y a su hermana adolescente, que se despertó cuando un delincuente revisaba su mesita de luz.

El hecho ocurrió esta madrugada en una vivienda de la calle Videla al 2.300 de San Alberto y Gastón, el papá de las chicas, narró a Primer Plano Online lo que vivieron, todavía conmocionado por la situación.

“Eran las 5.30 más o menos cuando mi hija de 15 años lo encontró a este tipo revisándole la mesita de luz. Cuando ella se despertó el tipo la amenazó diciéndole ‘quedáte callada o los mato a todos’”, detalló.

Aunque cueste creerlo, el ladrón siguió con su raid en la casa, hasta que en la habitación apareció la nena de seis años, hermanita de la adolescente, que tiene autismo. El malviviente también la amenazó a la chiquita, que no pudo discernir lo que pasaba ahí dentro.

“Entró por el fondo de la casa, por la ventana de la cocina. Todos estábamos durmiendo y nos despertamos cuando el tipo se fue, que para mí no actuó solo sino que alguien más lo ayudó”, agregó Gastón.

Ante semejante situación, y luego de abrazar a las nenas y comprobar que no hubiera nadie más en la casa, llegó la hora de evaluar qué se había llevado. Y detectaron que faltaba “la única plata que teníamos ahorrada, el celular de mi esposa y una notebook, que es los más importante por tener todos los contactos e información para el tratamiento de la nena, y varias herramientas mías que me traje del taller”, continuó el padre.

Además de la situación de vulnerabilidad a la que se expuso su familia y la violación a la intimidad, la impotencia del hombre pasa porque “nadie hace nada” con el combate al delito. De hecho, con un dejo grande de resignación, ni siquiera realizó la denuncia. “No sirve para nada. Acá por la puerta de casa viven pasando motos y la Policía ni los frena. Es indispensable que los vecinos tengamos más seguridad”, lamentó.

Gastón es papá de cuatro hijas y recién hace poco pudo volver a conseguir un trabajo, ese que había perdido con el devenir de la pandemia. Hacía mantenimiento de patrulleros en un taller de Monte Grande y ahora se reinventó, luego de hacerse monotributista y manejarse con diversas tareas, en otro taller pero de transmisiones hidráulicas. Encima pelea, en paralelo, para que una obra social le de la cobertura para el tratamiento que su hija necesita.

Lo más visto

Artículos destacados

¿Lo leíste?

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img