13.2 C
Buenos Aires
domingo, junio 16, 2024
spot_img

Detienen a una pareja por el crimen del hombre cuyo cadáver apareció calcinado en Merlo

La autopsia reveló que la víctima murió por inhalación de humo, es decir, cuando fue prendida fuego aún estaba con vida, y que fue trasladada hasta el lugar en el que apareció el cuerpo en un carro traccionado por un ciclomotor. Cuál es la principal hipótesis en torno a lo ocurrido.

Hay una pareja detenida por el crimen del vecino de Merlo cuyo cadáver apareció el viernes pasado calcinado en un baldío. Además de lo que se presume es el esclarecimiento del hecho, Primer Plano Online pudo saber cuál es la principal e inquietante hipótesis en torno al caso.

Como informó este medio, quien fuera en vida Ramón Alberto Corzo (69) fue reconocido por las huellas dactilares de su mano derecha. Increíblemente, esa parte del cuerpo no se quemó y fue clave para su identificación. Sus restos fueron hallados en un descampado de la calle Garmendia y Gabriela Mistral, y la autopsia ya había arrojado elementos desesperantes.

Murió producto de la inhalación de humo, es decir que al momento de ser incinerado presentaba signos vitales. Además, se pudo determinar por cámaras de seguridad públicas y privadas que fue llevado hasta el lugar en un carro de dos ruedas tirado por un ciclomotor conducido por un joven”, precisaron voceros de la investigación.

Con esas imágenes y la identidad de la víctima, los investigadores pudieron establecer que Corzo vivía en una especie de piecita en un pasillo sobre la calle San Lorenzo al 1200. Al lado de esa habitación convivía la pareja ahora detenida: se trata de Lucila Anahí Rivadeneira (27) y de Jorge Ismael Quinteros (25).

“Todos los días iban a comprar vino al mismo kiosco y Corzo una vez le comentó a la kiosquera que él pensaba que esa pareja le ponía algo en el vino cada vez que se juntaban a beber, porque tomaban y al otro día se despertaba en un lugar diferente de donde él estaba. Sospechaba que era víctima de alguna trampa para dormirlo y siempre le faltaba plata”, refirieron los voceros consultados.

La teoría que manejan en la Policía y en la justicia es que ese día el hombre por algún motivo no reaccionó y pensaron que había fallecido. Por eso llevaron el cuerpo en el carro con la moto envuelto en una frazada hasta el descampado y lo incineraron. Pero fue un error de cálculo fatal, porque Corzo estaba vivo y murió a raíz del fuego que quemó su cuerpo.

“No murió por un golpe ni por un tiro o un cuchillazo, nada de eso. Murió por la inhalación de humo”, completaron las fuentes. El fiscal Fernando Capello, de la Fiscalía Nº 2 de Morón, recaratuló la causa que inicialmente era averiguación de causales de muerte como homicidio agravado por lo participación de dos o más personas.

Lo más visto

Artículos destacados

¿Lo leíste?

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img