17.3 C
Buenos Aires
jueves, julio 25, 2024
spot_img

Convención de tatuadores en Morón: más de 80 expertos desplegaron su arte sobre la piel de fanáticos y debutantes

Leo Monezuelas organiza año a año lo que ha dado en llamar la “Convención de Tattoo República de Morón”. El nombre remite a sus dos amores: el sentido de pertenencia a su lugar y su profesión de tatuador.

Monezuelas es artista plástico, dibujante, pintor y escultor. Titular del emprendimiento Avalón Tatoo que abrió en el centro de Morón hace unos 18 años, se dedica a tatuar desde hace más de 25. Sus inicios se dieron explorando su pasión por el dibujo pintando tablas de skate.

Una vez más, la convención –declarada de interés municipal-dio lugar a un concurso ya tradicional que incluye sorteos y premiación. Con la presencia de más de 80 profesionales de todo el país y del exterior, un jurado integrado por prestigiosos tatuadores se encargó de elegir los mejores trabajos que se realizan en esta suerte de maratón de arte sobre la piel.

En una práctica que fue por años patrimonio exclusivo de convictos, marineros, camioneros y personas marginales, hoy los tatuajes son patrimonio universal. Monezuelas tiene tatuadas más de 200 imágenes en todo su cuerpo y explica que “si bien hoy es moda tatuarse, para mí se trata de un estilo de vida. En mi casa todos somos parte de esta movida artística: con mi esposa y mis hijos hacemos un culto del tattoo y de la pintura en cualquiera de sus formas”.

En la convención, los asistentes pudieron informarse también sobre las normas de higiene y seguridad que rigen la actividad, que fue difundida a través de charlas de concientización. Los interesados también tuvieron acceso a información vinculada a cómo elegir un tatuaje, cómo curarlo o revertir una infección mal curada, mitos sobre la imposibilidad de donar sangre después de tatuarse el cuerpo y muchas aristas más.

En cada obra, los tatuadores pasaron entre 40 minutos y cinco horas, dependiendo de la complejidad de la imagen requerida
Los tatuadores en acción: se tomaron el tiempo necesario para explicar el procedimiento y asesorar a los indecisos

Después de tatuar a destajo, en intervenciones que duraron entre 40 minutos y cinco horas, según la complejidad de la imagen elegida, los organizadores premiaron los stands por belleza, cuidado y limpieza.

Los ganadores fueron: en categoría tradicional Jona de Acid; categoría tribal, Pepi Tattoo; categoría espalda, Diego Positive; el mejor stand del evento fue Tira Tattoo y la revelación se le adjudicó a Esteban de Acid.

Lo más visto

Artículos destacados

¿Lo leíste?

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img